Milagro eucarístico de Alcoi. Mes de septiembre de 2019

El 29 de enero de 1568, en la villa de Alcoi, un vecino robó de la parroquia Santa María el copón del Sagrario con el Santísimo Sacramento. El ladrón, tras tomarse sacrílegamente las formas que contenía, lo enterró. El párroco al enterarse del robo dio la voz de alarma y todos los vecinos salieron a buscarlo. Tras tres días de búsqueda infructuosa, la dueña de la casa contigua al lugar donde estaba escondido el copón encontró que la imagen del Niño Jesús que tenía en casa había cambiado de postura y con un dedo inclinado hacia bajo señalaba el lugar donde además del copón descubrieron que de forma milagrosa había cinco formas consagradas.
Este hecho que ocurrió hace más de 450 años marcó profundamente a esta localidad alicantina y perteneciente a la archidiócesis de Valencia, que aún sigue conmemorándolo y teniendo gran devoción al Niño Jesús del Milagro, como se conoce a esta imagen.
El milagro fue tan impactante en los vecinos que se hizo voto solemne de que en el lugar donde fue hallado el copón y las formas se levantaría un iglesia en reparación del sacrilegio cometido. Años después el entonces arzobispo de Valencia, san Juan de Ribera, quiso que junto a la iglesia se levantase un convento de clausura, cuyas monjas dedicasen su vida a la adoración eucarística reparadora. Así en 1597 fundó las Agustinas Descalzas, que se instalaron en el monasterio Santo Sepulcro, levantado en el mismo lugar del hallazgo y cuyo nombre recuerda los tres días que las formas estuvieron enterradas

Comentarios

Entradas populares de este blog

Boletín de abril de 2020

La Sábana Santa estará expuesta on line el Sábado Santo

Boletín segundo aniversario. Febrero 2020